miércoles, 19 de octubre de 2016

Todo vuelve

Hola queridas mías, lo prometido es deuda y aquí estoy de nuevo, con el chándal de leopardo y el cutis tan hidratado que tengo a Ariel viviendo (y cantando) en mi pómulo izquierdo.
Hay que ver lo que os he echado de menos, la cantidad de alfombras rojas que se me han escapado y la cantidad de mensajes que he recibido con vuestras muestras de cariño (entre cinco y ninguno).



Qué buenos ratos pasé escribiendo este blog y, principalmente, viendo que mis ocurrencias estilísticas os divertían.
Dejé de escribir por varios motivos: la falta de tiempo para dedicarle a "la criatura" (no era cuestión de convertir esto en un blog de esos de corta y pega), el plantearme si hacía de esto un modo de vida o lo dejaba en mero entretenimiento/terapia/club de la comedia, ... 
Aunque lo más decisivo fue la falta de chispa. La CHISPA que tanto os hacía reír, que me llegaba a sorprender a mi mismo cuando repasaba los textos antes de publicarlos. No me sentía capaz de seguir haciendo humor al mismo tiempo que compartía mis conocimientos sobre moda y estilo.
A veces las personas te hacen tanto daño que se necesita tiempo, mucho tiempo, para volver a encontrarse a uno mismo. Cuando te arrancan la autoestima, la seguridad y la capacidad de confiar en el otro, no hay crema hidratante, pomada o laca del pelo que arregle el desastre.
Fue tal la decepción que hasta cambió la manera de ver este blog y su función principal, divertir. ¿Me había acabado convirtiendo en otro más de los que se centran en el contenedor olvidando el contenido? Rotundamente NO. 

Nunca he sido una persona superficial, al contrario. Conforme pasan los años me voy dando cuenta de que lo mío son los sentimientos, las emociones, las cosas importantes que nos hacen mejores (saber hacerte la rallica del ojo en el coche, mientras buscas una gasolinera, en mitad de la noche, por una carretera secundaria; no tener miedo a las coletas altas laterales; tener claro que para desmaquillar el ojo no hay que restregar,  hay que dejar el disco sobre el ojo con el producto desmaquillante correspondiente y permitir que se empape de todo aquello que no contenga ADN humano). 

By the way,  hoy en día el maquillaje ha dejado de ser una guarnición para ser el plato principal. 
Queridas amigas y amigos que os maquilláis como si no hubiera un mañana: CUIDADO!!!! 
Antes de salir  la calle con más capas de polvo que el interior de una pirámide, practicad,  id poco a poco, Beyoncé no se hizo en un día. 

Dominad primero el arte de conseguir un acabado natural en el rostro (aunque hayáis aumentado su grosor en dos centímetros a base de contours y highlighters y su fucking mother), aprender a maquillar las cejas, POR DIOR! Hay algunas paisanas sueltas por la calle que las ves y piensas que Frida volvió del más allá. En el maquillaje el truco básico es ir de menos a más,  empezar suavecito y subir la intensidad mientras se avanza (como en el buen sexo). Por no hablar del colorete. Désde cuándo el chocolate ha dejado de ser un ansiolítico para pasar a ser un producto de belleza?!?!?!?! Hay pómulos tan oscuros que he visto con mis propios ojos murciélagos anidando en ellos. Voy a centrarme que me disparo y ya no sé lo que me digo. 

Volviendo a mi patológica necesidad de llamar la atención, he decidido retomar mi faceta de Blogger. 

Si las Kardashian están en el punto de mira solo por ser capaces de hacerse un selfie mientras siguen respirando y parpadeando a la vez, yo que además de eso, tengo mi poquita de gracia, me siento en la obligación de convertirme de nuevo en el alivio cómico de esto llamado estilismo. 

He presenciado muchas señales de alerta que han precipitado mi retorno: 

- Ver que por meterte en el provador de cualquier tienda, hacerte cuatro fotos tu sola, publicar el look como si te hubieras gastado la herencia tu familia ese día de compras, y luego resulta que no te llevas ni la camiseta básica y que dejando toda la ropa allí tirada te acabas convirtiendo en It girl.

- Esos programas que buscan talentos del estilo pero que son tan disparatados que ni tan siquiera se atreven a poner nombre al puesto que se opta al ganar el concurso.

- La omnipresencia del legging. 

- La omnipresencia de la depilación de cejas masculina (suele ir acompañada de unas buenas mechas de gorro y algún diente "esportillao"); ...

No debí irme nunca, mi misión en la tierra no había concluido.

Así que aquí estoy de nuevo, con ganas de reírme junto a vosotros y vosotras, afilar mis uñas y empezar a dar golpes de melena a base de FASHION AUTOPSIAS y chascarrillos estilísticos varios.
Recordad que cada vez que visitéis mi blog, el precio de la purpurina baja y un unicornio relincha de felicidad mientras Mariah Carey prepara cupcakes de panceta con azúcar moreno para merendar en casa de Cristina Aguilera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...